Compra habilitada solo para profesionales de la salud

ENVEJECIMIENTO DEL CUELLO “TRATAMIENTO MULTI ENFOQUE”

ENVEJECIMIENTO DEL CUELLO “TRATAMIENTO MULTI ENFOQUE”

El cuello es una zona anatómica de gran preocupación para nuestros pacientes y es un motivo de consulta muy frecuente en medicina estética. Ocurren cambios estructurales específicos con el proceso de envejecimiento, que involucran la piel, tejidos subcutáneos, músculo platisma y los compartimentos grasos; es por esto que, para rejuvenecer el cuello, se debe usar un enfoque multimodal para obtener resultados óptimos y duraderos en el tiempo.

En la juventud, el cuello se presenta con piel suave y sin arrugas, visibles estructuras de los bordes medial y lateral del músculo esternocleidomastoideo, y posteriormente los bordes del trapecio con huecos en la muesca supraesternal y áreas supraclaviculares.

Durante el proceso de envejecimiento hay cambios visibles en la textura de la piel, además de cambios musculares platismales y cambios volumétricos en los compartimentos grasos. Esto inicialmente da como resultado líneas de pliegue visibles e hipertonicidad muscular progresiva, que conduce a la disminución en la definición mandibular y formación de bandas platismales. Hay un mayor deterioro progresivo de la textura y calidad de la piel con pérdida asociada de estructuras dérmicas de colágeno y elastina causando mayor flacidez y laxitud de la piel.

Al analizar el cuello en el paciente que nos consulta por su estética, hay tres parámetros específicos a considerar:

– El grado de laxitud / flacidez de la piel (con / sin formación de pliegues): aparecen como líneas finas que corren paralelas entre sí a medida que avanza el envejecimiento.
– Líneas de collar: pliegues horizontales en la piel. Estas líneas tienden a profundizarse y hacerse más notorias con la edad y aparecen como el primer signo de envejecimiento.
– Bandas platismales: La contracción del músculo Platisma con el proceso de envejecimiento, provoca una pérdida de definición en el borde mandibular y la formación de bandas verticales en la zona del cuello (bandas platismales).

Usando estos parámetros el envejecimiento del cuello puede clasificarse en tres grupos:

Grupo 1: contempla cambios de textura (aumento de la laxitud) de la piel con o sin líneas de collar.
Grupo 2: como Grupo 1, con aparición de bandas platismales y / o pérdida de contorno de la mandíbula.
Grupo 3: como el Grupo 2 con líneas de collar, hipertonicidad del músculo, platisma y laxitud / flacidez avanzada de la piel.

Para el tratamiento de estos tres diferentes grupos, podemos utilizar un enfoque multimodal con resultados satisfactorios, combinando Profhilo® con toxina botulínica tipo A.

Grupo 1: técnica de cuello Profhilo® BAP

Tratamiento de la piel del cuello utilizando la técnica BAP con aplicación de 2.0 mL de Profhilo®. Se realizan dos aplicaciones con intervalo de 1 mes (VER ARCHIVO ADJUNTO O VIDEO PARA CONOCER TÉCNICA BAP EN CUELLO). La técnica BAP en el cuello considera 10 puntos de inyección y fue desarrollada con el fin de proporcionar puntos de inyección reproducibles y para estandarizar estos puntos independientemente de variaciones entre pacientes y asegurar así que los puntos de inyección no presenten lesiones de estructuras vitales.

Grupo 2: Toxina Botulínica y Profhilo®

Para este tipo de pacientes se plantea un tratamiento combinado con Toxina Botulínica, utilizando aproximadamente 50 UI en las bandas platismales y líneas horizontales (si están presentes) utilizando el siguiente protocolo: en las bandas platismales, 2 UI por punto cada 1–2 cm en un estado relajado con una técnica de bolo subdérmico. En las arrugas horizontales, 1–2 UI por punto cada 1–2 cm utilizando una técnica de bolo intradérmico en el platisma mandibular (elevación de Nefertiti). Es importante destacar que las unidades a utilizar de Toxina Botulínica varían de paciente a paciente y deben ser siempre determinadas por el profesional tratante en base al diagnóstico clínico.
Luego se realiza la inyección en dosis de 2 mL de Profhilo® el día 15 y el día 45, respectivamente.
Profhilo® de inyecta de acuerdo a la técnica BAP Técnica para cuello (inyecciones de 0,2 mL en 10
puntos).

Grupo 3: Toxina Botulínica y Profhilo® – subcisión con cánula

En este grupo podemos plantear un tratamiento similar con toxina botulínica tipo A y Profhilo®, administrando este último los días 15 y 45. Profhilo® puede ser administrado cánula de 25 G 50 mm. para realizar subcisión del tejido. Para esto se puede realizar un punto de inserción a 1 cm lateral al borde anterior del músculo esternocleidomastoideo, realizando una táctica de aplicación en abanico de 5 líneas, aplicando 0.2 mL por cada línea de subcisión: (VER figure 2 Cannula insertion point and subcisión en el archivo adjunto)

CONCLUSIONES

Profhilo® es una nueva preparación de ácido hialurónico ultra puro, basada en complejos híbridos estables y cooperativos, siendo el primer producto desarrollado por NAHYCO® Hybrid Technology, un innovador proceso de producción térmica patentado por IBSA. La producción implica una mezcla de 32 mg de ácido hialurónico de alto peso molecular (1100–1400 kDa) y 32 mg de bajo peso molecular HA (80–100 kDa). Esta mezcla es entonces estabilizada por un proceso térmico, que no utiliza agentes de reticulación.

Las características de Profhilo® son:

– Alta Concentración de AH (64 mg / 2 ml)
– Alta maleabilidad.
– Óptima difusión a los tejidos.
– Baja viscosidad.
– Sin BDDE u otros agentes químicos.
– Baja respuesta inflamatoria.
– AH natural térmicamente estabilizado con una duración similar a un gel débilmente reticulado.

La infiltración Profhilo® resulta en una remodelación dinámica multinivel y está indicado para bio-remodelación de los tejidos.

Profhilo® es efectivo en mejorar el entorno extracelular ya que se demostró que:

– Mantiene condiciones óptimas para los fibroblastos, queratinocitos y la viabilidad de los adipocitos.
– Favorece una remodelación de la matriz extracelular en términos de elasticidad y soporte.

La toxina botulínica tipo A es una herramienta de uso frecuente dentro del espectro terapéutico para el tratamiento de arrugas faciales producidas por contracción muscular, incluidas las de la región peribucal y el cuello. Con el envejecimiento, el músculo platisma se vuelve hipercinético e hipotónico, lo que resulta en bandas musculares verticales y arrugas horizontales en el cuello. El musculo platisma estira la piel del cuello hacia abajo y con la acción del musculo DAO, generan una depresión de la comisura labial. La toxina botulínica se puede usar sola o en combinación con otros procedimientos. Es particularmente útil en pacientes con hiperactividad del músculo platismal.

Por lo tanto, el tratamiento combinado de Profhilo® y toxina botulínica tipo A puede considerarse un buen enfoque multimodal para mejorar la calidad general del cuello.

En estética, existe un creciente interés en el tratamiento del envejecimiento del cuello; el cuello juvenil presenta una piel con textura clara, tonificada y sin laxitud. El proceso de envejecimiento implica pérdida de volumen, aumento de la laxitud de la piel, empeoramiento de la textura y presencia de arrugas. El tratamiento estético del cuello es de importancia crucial en el rejuvenecimiento general. El uso de un enfoque terapéutico mínimamente invasivo que combina Profhilo® y toxina botulínica tipo A mejora la calidad de la piel envejecida del cuello, reduce la laxitud de la piel y aumenta la elasticidad y consistencia de los tejidos blandos superficiales de manera efectiva y segura.

Para más información descargar la siguiente publicación:
MULTIMODAL APPROACH TO THE
AGEING NECK / Dalvi Humzah, Antonello Tateo, and Gabriel Siquier / prime-journal.com
January/February 2019.-

REFERENCIAS

1. Ellenbogen R, Karlin JV. Visual criteria for success in restoring the youthful neck. Plast Reconstr Surg. 1980;66:826-837
2. Bazin R, Doublet E. Skin Aging Atlas: Volume 1. Caucasian Type. Paris, France: Med’Com Editions; 2007
3. Adamson J, et al. The surgical correction of the “turkey gobbler” deformity. Plast Reconstr Surg. 1964;34:598-605
4. Raveendran SS, et al. An Anatomic Basis for Volumetric Evaluation of the Neck. Aesthetic Surgery Journal 2012;32(6): 685 –69
5. Renaut A, et al. Distribution of submental fat in relationship to the platysma muscle. Oral Surg Oral Med Oral Pathol. 1994;77:442-445
6. Jabbour SF, et al. Botulinum Toxin for Neck Rejuvenation: Assessing Efficacy and Redefining Patient Selection. Plast Reconstr Surg. 2017;140:9e-17e
7. Agolli E, et al. Hybrid cooperative complexes of high and low molecular weight hyaluronans
(Profhilo®): review of the literature and presentation of the VisionHA project. Dermatological Experiences 2018 DOI: 10.23736/S1128-9155.18.00470-3
8. Spósito MM. New indications for botulinum toxin type a in cosmetics: mouth and neck. Plast Reconstr Surg. 2002 Aug;110(2):601-11; discussion 612-3

REVISADO POR DRA. JULIETA FREGA STRADOLINI Y FLAMAMED CHILE S.A


× ¡Hola! Podemos ayudarte en algo? Available from 09:00 to 18:45